Iquique, Primera Iglesia (1888-1919)


Fuente:
Notas Históricas
Investigación: Florrie Snow B.
Centro de Documentación Histórica
Iglesia Metodista de Chile

Volver a Iquique

Siguiente

1888

En 1888, el Rvdo. James P. Gilliland, quien había sido reemplazado en la predicación en inglés en Iquique por el Rvdo. James Benge, comenzó la predicación en castellano en adición a su trabajo en el colegio.

1890

En 1890, durante la ausencia de James Gilliland, quien había viajado a los Estados Unidos, George D. Coleman, un predicador local y otros continuaron la obra. Ese mismo año el Rvdo. Gilliland y su esposa fueron reemplazados por Willis C. Hoover y esposa en el Iquique English College. El Rvdo. Gilliland fue nombrado Presbítero Presidente del Distrito de Chile de la Conferencia Anual de Sudamérica y la predicación en castellano quedó a cargo del Rvdo. Hoover. Con la ayuda del exhortador Alonzo Walters y asistencia ocasional del Sr. Gililland la obra siguió adelante hasta 1893 cuando el Rvdo. Hoover dejó todo el trabajo en el colegio para dedicarse exclusivamente al pastorado en español.

1892

El 14 de enero de 1892, una parte de la propiedad del Iquique English College y de la capilla, con un valor de $4,000 oro, y la cantidad de $1,500 efectivo fue entregada por un sitio grande en una excelente ubicación. Un edificio cómodo fue construido para el colegio con un costo de $24,000 oro ($61,364 pesos).
En su informe a la Conferencia Anual de Sudamérica de 1893, el Rvdo. Gilliland dice: “La obra en Iquique a cargo de W. C. Hoover, con la ayuda de dos exhortadores, ha sido extendida a las pampas, donde hay cultos regulares y donde ya tenemos mas de 100 miembros. En Huara, donde se halla el número mayor, tanto desean tener servicios regulares, que han reunido el dinero para edificar una iglesia. Esta es la primera capilla protestante edificada en Chile por suscripciones del pueblo. Está casi concluida y estará pronto para ser dedicada al principio de marzo (1894). El Dr. T. B. Wood, Presbítero Presidente del Distrito de Perú, estará presente.” (Actas: Conferencia Anual de Sudamérica 1894).

1894 – 1895

“El 17 de junio de 1894, día memorable en la provincia de Tarapacá, tuvimos un día entero de culto, en el que tomaron parte más de doscientos miembros. En ese día dimos principio a un fondo para el fin de construir un edificio para la Iglesia Metodista Episcopal”. (Carta del pastor Willis Hoover, RevistaEl Cristiano”, 10 de noviembre de 1901).

El Rvdo Willis Hoover se enfermó en octubre de 1894 y tuvo que ir a los Estados Unidos. La obra continuó con los predicadores locales hasta febrero de 1895 cuando el Rvdo. Alberto J. Vidaurre fue trasladado desde Argentina y nombrado a Iquique. La Iglesia en Iquique y la obra en las oficinas salitreras, con miembros recibiendo salarios más altos que en otras partes del país, daba promesa de autosustento. Vidaurre, un excelente orador, convenció a gran parte de los miembros con la idea de organizar una iglesia independiente libre de dominación eclesiástica extranjera. El dejó la Iglesia Metodista y formó una iglesia independiente y se llevó a casi todos los miembros con él. Después de dos meses organizó una congregación con 28 miembros en plena comunión y 7 probandos. La nueva iglesia no duró muchos años y el Señor Vidaurre tuvo que ir a otra parte para ganarse la vida. (History of the William Taylor Self-Supporting Missions in South America, Goodsil F. Arms).

1896

El Dr. W. C. Hoover dice que en Iquique la obra fue organizada de nuevo, a principios del año 1896, al haber sufrido la congregación una división bajo el pastorado anterior (Alberto Vidaurre). La Iglesia fue reorganizada y el número de miembros ha crecido de mes en mes. (Actas: Conferencia Anual de Sudamérica América 1897).

1898

La Iglesia de habla hispana ha crecido a pesar de condiciones adversas. Un grupo de 15 personas de la iglesia se ha establecido en Punta Arenas.
En el trabajo de la congregación de habla hispana, el pastor Hoover reclama por no tener suficiente tiempo para dedicarse al trabajo por las responsabilidades de superintendente y sus ausencias frecuentes. No ha habido falta de personas para predicar. Ha tenido cuatro personas para ayudarme, los predicadores locales hermanos Wenceslao Peralta (mecánico) y Moisés Merubia (hojalatero), el hermano exhortador Mariano de la Cruz (profesor en el IEC) y el hermano Richard John (comerciante), miembro de la iglesia inglesa. La asistencia ha sido de 80 a 100 personas y la escuela dominical ha tenido el mejor año de su existencia con un término medio de 96 personas. La carpa en que hemos tenido reuniones durante tres años se va gastando y pronto ya no servirá más. La carpa está armada en terreno alquilado y deseamos mucho tener un sitio propio. (Actas: Conferencia Misionera en Sudamérica 1899).

1899

Informe de la celebración de Navidad de 1899: Como trescientas personas asistieron y la alegría y armonía perfecta reinaron entre todos. En la noche del domingo, celebraron una reunión en la carpa que continuó hasta media noche. Como ochenta personas se encontraron presentes. Como la mitad de este número dieron testimonios fervientes y mostraron sus propósitos decididos de llevar vidas consagradas al servicio del Maestro. La última media hora fue empleada en oración. En otro servicio del día fueron recibidos en plena comunión ocho miembros. (RevistaEl Cristiano”, 9-16 de enero 1900).

En 1899, en cuanto a número de miembros la iglesia, no ha aumentado. En cuanto a gracia, espíritu y anhelo para trabajar, es el mejor año en nuestra historia. Hemos cortado a varios que, habiendo muerto ya, no servían más sino para estorbo. Hemos despedido a un hermano, Moisés Merubia, para estudias en los EEUU. Hemos provisto un suplente, hermano Wenceslao Peralta, para otra congregación. De once miembros de la Conferencia Trimestral con que entramos el año, nos quedan ellos todavía obrando en la viña. Todavía tenemos quienes nos ayudan como trabajadores y en número va en aumento.
Tenemos un cuerpo de obreros (de la Liga Epworth) que se han encargado de los gastos de viaje del pastor a las pampas; cosa que poco ha podido aprovechar por escasez de tiempo. Este grupo también ayuda mucho en la obra espiritual de la iglesia. (Informe del pastor y superintendente, Willis Hoover. Actas: Conferencia Misionera en Sudamérica 1900).

1900

1900 era un año solamente regular. El pastor Willis Hoover era, a la vez, Presbítero Presidente (Superintendente) y la congregación reclamaba una iglesia propia. La carpa, en que tenemos muchas de nuestras reuniones, la segunda que nos ha servido así, está ya en un estado ruinoso y que no nos podrá servir sino para pocos meses más. (Actas: Conferencia Misionera de Sudamérica 1901).

La congregación está algo disminuida por causa de las muchas enfermedades. La tos compulsiva es una verdadera epidemia. Los grandes padecen de reumatismo, fiebres y tisis. Hace poco tuvimos cuatro en el hospital en un tiempo. Todos han salido ya, dos de ellas (porque son hermanas) se han sanado; las otras, teniendo tisis, no es probable que se mejoren. Un incidente merece mención: una de ellas, no de las tísicas, cuando estaba en el hospital, tuvo amistad con una que estaba cerca de ella con tisis. Al salir la hermana, la otra la siguió a los pocos días, y pidió que la recibiera en su casa, a lo que accedió. Esta no conoció al Señor, y tenía mucho miedo en pensar de la muerte. Ahora, con las visitas y enseñanzas de nosotros, ha aceptado a Cristo por Salvador y espera su fin con paz y regocijo.
A causa de estas enfermedades hemos perdido a un hermano con toda su familia, porque se fue a Perú para ver si el cambio de clima hiciera bien a su cuñada, que es una de las tísicas. La partida de este hermano, señor Nemesio Cordero, ha sido muy sentido, porque ha sido muy trabajador en el Evangelio. Era preceptor y tesorero en la escuela dominical, ecónomo en la iglesia, agente de “El Cristiano” y había sido guía de clase hasta que un incendio destruyó la casa en que se reunían. Era muy fiel y cumplidor en todos los puestos. Ahora rogamos al Señor que nos levante otros en su lugar. (RevistaEl Cristiano10 de junio de 1901).

1901

En 1894 dimos principio a un fondo para el fin de construir un edificio para la Iglesia Metodista Episcopal. Ahora aseguramos a todos que ese dinero, con intereses desde entonces hasta ahora, está invertido, conforme al propósito original, en un terreno y edificio ubicado en la calle de Amunátegui 329 B, entre Zegers y O’Higgins. El sábado, 19 de octubre de 1901, colocamos la piedra angular con los ritos de nuestra Iglesia, predicando un sermón sobre el texto Efes. 2: 19-21. Todos los diarios de la ciudad hicieron mención del acto. No tenemos recursos para acabar la obra; por consiguiente, estamos solicitando la generosa ayuda de nuestros amigos”. (Carta del pastor Willis Hoover, RevistaEl Cristiano”, 10 de noviembre de 1901).

Nuestra obra metodista a cargo del Dr. Hoover creció en la ciudad. La carpa antigua que usó la congregación por muchos años estaba muy gastada. El hermano Hoover empezó una campaña para reunir fondos para construir un templo nuevo. La cantidad de 775 pesos, colectada en 1894, estaba ganando intereses. Un amigo donó 2,000 pesos. Un sitio central fue comprado por 2,000 pesos. El Obispo McCabe dio $1,000 y la Junta de Misiones $500. Dos mil pesos adicionales fueron reunidos a nivel local. (Missions in South America – G. Arms).

Hemos estado trabajando en la construcción del nuevo edificio para nuestra iglesia chilena. Tuvimos la vigilia para el Año Nuevo en el nuevo local, y desde entonces todas nuestras reuniones han sido celebradas en él. Vemos que el fin de los recursos se acerca más pronto que el de los trabajos. Estamos orando y obrando a la vez para que no tengamos que parar los trabajos hasta que se concluya todo.
Este mes estamos de duelo tres veces. Un miembro, Irene de Mesa, madre de seis hijos y esposa digna, falleció de repente, sin que nadie creyera que era tan grave su enfermedad. Un probando (esposo de un miembro), Custodio Rojas, cayó en un pique en las minas y se dio un golpe fatal. Esto recientemente sabemos por los diarios. Otro miembro, “don Fernando” para el mundo y “hermano Fajardo” para nosotros, pasó a la otra vida el 7 de enero, después de tres meses de enfermedad. Muchos le conocerán como el fletero evangélico en la bahía. Otros muchos le conocerán como el fiel portero de la casa de Dios, porque él tenía la carpa bajo su cargo durante tres años y meses y todos tendrán que acordarse de su fidelidad y constancia en todo ese tiempo. El mismo era uno de los primeros frutos de la predicación en la carpa.
Nuestra fiesta de Navidad era muy interesante. En los primeros días de octubre, después de comenzar los trabajos de construcción, repartimos entre los hermanos 63 alcancías hechas de cartulina, para los ahorros que pudiera hacer cada uno en bien de la nueva empresa. En la noche del 25 de diciembre todos (menos siete) trajeron sus casitas con lo que contenían como una ofrenda grata al que obró nuestra redención. La suma reunida esa noche era de $628.65, y ha servido mucho para el adelanto de la obra. (Carta del pastor Willis Hoover, Revista El Cristiano”, 2l – 25 de enero de 1902).

1901 era un año próspero y notable para la obra bajo el cargo de Willis Hoover, Superintendente. Próspero en que la decadencia de dos años ha cesado y vamos de nuevo en aumento de 15 miembros en plena comunión. Es notable, también, un aumento en la vida espiritual y participación.

1902

Iquique Templo Antiguo 1902Nuestro segundo carpa se hizo veterana y en su lugar tenemos una hermosa casa de cemento que regocija nuestros corazones e invita a toda la ciudad a venir y oír el mensaje del Evangelio. Más de siete años hemos deseado, trabajado y esperando el día dichoso que hoy gozamos. El templo fue consagrado el 2 de febrero de 1902 por el Obispo McCabe con la participación de Rvdo. George E. Allan y Rvdo. W. C. Hoover, cuatro meses después de comenzar la construcción. La congregación de habla inglesa nos acompañó y el público en general fue invitado y se llenó el local con 500 personas. El obispo pidió a la congregación que suscribiesen para comprar un armonio, lo que se hizo con todo éxito. (Actas: Conferencia Misionera de Sudamérica de 1902).

Para nuestra congregación local fue un paso grande de avance. En los dos años siguientes el número de miembros creció de 54 miembros en plena comunión y 52 probandos a 130 miembros en plena y 111 probandos. (Missions in South America, G. Arms).

Muchos corazones se han convertido oyendo las nuevas de salvación gratuita en Cristo Jesús, y viendo siempre fiel a su siervo, pastor Willis C. Hoover. Más de doce años han pasado desde que llegara a ésta para trabajar entre nosotros, y ahora ha llegado su término, dejándonos como recuerdo el gozo de saber que el Hijo de Dios es nuestro Salvador.
El domingo 16 de marzo fue la primera vez que se despedía de la congregación, y como es de imaginar, con muchas lágrimas y abrazos y con su corazón palpitante de amor cristiano, decíamos adiós a nuestro querido Pastor Hoover. Estos últimos días han sido muy tiernos, y sólo se han cortado con la marcha de él y su digna familia, el viernes 21. Desde las 10 de la mañana los hermanos principiaron a llegar al muelle y, como los de Efeso, se reunieron para despedir a San Pablo, así nosotros les acompañamos hasta la nave, para darles el último abrazo y desearles de todo corazón que el Señor les bendijera en su nuevo campo de trabajo. (Mariano de la Cruz, Revista El Cristiano”, 10 de abril de 1902).

En 1902 Francis Harrington es pastor y también Presbítero Presidente (Superintendente) del Distrito. La iglesia ha tenido un año próspero financiera, y espiritualmente. Todavía mejor, un buen número de almas han sido guiadas a Cristo. El Rvdo. Roberto Elphick, de la Iglesias Presbiteriana en Taltal, estuvo algunas semanas entre nosotros. Su visita fue una bendición para la iglesia, trayendo almas a Cristo y desarrollando nuestros jóvenes espiritual e intelectualmente, al mismo tiempo que ayudando a los pobres. Dios bendiga la Liga Epworth. Nuestra escuela dominical está haciendo buen trabajo y está creciendo en asistencia y poder espiritual. (Actas: Conferencia Misionera de Sudamérica 1903).

Este año ha sido un año de gozo y de tristeza para la segunda iglesia de Iquique; tristeza por causa de la muerte de tantos queridos hermanos, y de la partida de su querido pastor Hoover; gozo en tener un templo propio y en la salvación de almas y en la presencia continua del Espíritu Santo.
Desde la reorganización de la iglesia en el año 1896 hasta el presente, ocho de los miembros en plena comunión han fallecido; y de éstos, cuatro fallecieron durante el presente año. En el mes de enero fallecieron la hermana Irene Meza y hermano Fernando Fajardo. En el mes de marzo, su querido pastor que estaba con ellos tantos años, se fue al sur. esto fue causa de muchas lagrimas y tristeza.
Después de esto el ángel de la muerte ha entrado en nuestra grey varias veces, llevando consigo en el día 9 de marzo, a la hermana Mercedes Fernández de Cruz. La hermana fue casada menos de un año y dejó su esposo, padres, hermanos y hermanas que habían velado con cuidado tan tierno al lado de su lecho de dolor.
El 5 de julio falleció la hermana Simona vda. de Kosmín. Ella sufrió con cáncer por meses, pero fue librada de sus dolores y llevado adonde no hay dolor. Dejó un hijo y dos hijas que lamentan la separación temporaria de una indulgente y cariñosa madre.
El 16 de agosto falleció el hermano Jorge Walters. El estaba casi imposibilitado por varios meses, mucho de este tiempo incapaz de moverse o alimentarse por sí sólo. Durante todo ese tiempo su fiel y amante esposa fue su constante, incansable y casi única compañera de día y noche, tratando de satisfacer todos sus deseos y necesidades. Diferentes veces él decía que estaba preparado y ansioso para partir. Su esposa y un hijo y muchos amigos lamentan su partida.
El 17 de agosto falleció la hermana CARMEN DE ALARCÓN. Largo ha sido el padecimiento de la hermana Carmen. Más de tres años pasados ella fue cruelmente quemada en un grande incendio que destruyó su casa, y casi destruyó la vida de ella. Desde aquella fecha sólo Dios sabe lo que ella ha sufrido. Qué gozosa era ella cuando algunas de las hermanas le visitaban y leían la Biblia o cantaban un himno o dirigían oración. Constante y cariñoso ha sido su bondadoso marido en su larga vigilia.
Pero éste ha sido un año de gozo en el Señor también. Un buen número de personas ha expresado sus deseos de vivir vidas nuevas, y más de veinte han sido añadidos como probandos en la iglesia. Nuestra Liga Epworth ya tiene más de cincuenta miembros, casi todos jóvenes, y está haciendo muy buena obra. (Rvdo. Francis M. Harrington. (RevistaEl Cristiano”, 9 de octubre de 1902).

El 21 de julio de 1902 se organizó en este puerto, bajo los auspicios del pastor Rvdo. Francis M. Harrington, la Liga Epworth, “Capítulo McCabe,” llamada a prestar valiosos servicios a la juventud que forma parte de ella; su falta se hacía sentir desde mucho tiempo atrás. Hoy tenemos la satisfacción de verla instalada. Su personal se compone de 28 miembros activos, 10 pasivos y 7 honorarios, teniendo por directorio el siguiente: presidente, señora Mary R. de Harrington; primer vicepresidente, Srta. Carmen Barbaste; segundo vicepresidente, señor Wenceslao Peralta; tercer vicepresidente, señor Samuel Torregrosa; cuarto vicepresidente, señor Gregorio Kosmin; tesorero, Antonio Garasino; secretario, señor Teodoro N. Rivera. (Revista El Cristiano, 25 de octubre de 1902).

1903

1903 fue un año difícil en muchos respectos, uno de grandes apuros. Primero, fuimos amenazados con huelgas que causaron irregularidades en los vapores y en el tráfico con el interior. Enseguida, la peste bubónica apareció en Iquique. Por más de tres meses el puerto estaba en cuarentena. Esto causó que el precio de los víveres subiese al extremo que muchos pobres sufrieron por las necesidades de la vida. Naturalmente esto tuvo un efecto muy perjudicial sobre el colegio y en algún grado afectó a las iglesias. (Actas: Conferencia Misionera de Sudamérica 1904).

Esta iglesia ha seguido su marcha hacia adelante, sin amedrentarse por la peste, ni los rumores de huelga, ni otra cosa cualquiera. Crece en número y en gracia. El Salmo 91 ha sido de especial consuelo en esos días.
La Liga también aumenta y está llena de actividades. Ultimamente celebró el aniversario de su organización en una hermosa velada, con himnos, poesías coros y discursos bien calculados para dar realce a la importancia de la obra de la Liga. (RevistaEl Cristiano, 25 de julio de 1903).

El Espíritu Santo está escudriñando los corazones y limpiándolos conforme a su promesa, derritiendo y renovando con su poder divino y así preparando ese rebaño para mayores cosas todavía. (RevistaEl Cristiano”, 10 de agosto de 1903).

Francis Harrington concluyó su segundo año en 1903. Ha habido un notable crecimiento numérico y espiritual durante el año; muy escasamente se nos ha pasado una semana sin que hayamos tenido una conversión. Las escuelas dominicales han crecido en número y en interés y la Liga Epworth es un poder en el desarrollo de la juventud. “He concluido mi segundo año de mi pastorado en Iquique, con mucha gratitud a Dios por haberme permitido servir a este su noble pueblo. He aprendido a amarles como a hermanos y hermanas. El pensamiento de decirles “adiós” y de que tal vez no nos reuniremos más aquí hasta aquel día cuando nos veremos todos en el cielo, es para mí casi insoportable. Tan humildes, tan cariñosos, tan llenos de amor y tan llenos de verdad en todo, levantando muy alta la bandera de la cruz durante la enfermedad del pastor o en mi ausencia y en mi presencia sosteniendo mis manos”. (Informe del Superintendente F. Harrington. Actas: Conferencia Misionera de Sudamérica 1904).

1904

En el año 1904 el distrito de Iquique, debido a la sabia dirección de nuestros intereses en la Conferencia General por nuestros representantes, es hoy el más extenso de nuestra Conferencia, porque aunque no de derecho, pero en el hecho se ha adherido la vecina República de Bolivia y confiado, como estoy, en vuestro interés por la extensión de la obra, no dudo que le vais a prestar toda la atención que merece, y aún más se que estáis dispuesto a los mayores sacrificios con el fin de hacer sentir en todos los puntos de la jurisdicción de esta Conferencia vuestra activa e importante acción en bien de aquellos que el Señor nos ha enviado a evangelizar. (Actas: Conferencia Misionera de Sudamérica 1905).

En 1904 el Rvdo. Floyd C. Allen es pastor. Este ha sido un año de bendiciones para dicha iglesia como los anteriores. La escuela dominical es bien concurrida y asistida por un cuerpo de profesores inteligentes y cristianos de experiencia. La Liga Epworth es verdaderamente una bendición y es tan necesaria para el desarrollo espiritual de la juventud como para el constante crecimiento numérico de la congregación.
La experiencia nos viene a probar una vez más, la impotencia y necesidad de una buena congregación en nuestras iglesias; así debido a esta organización es porque pudo continuar en su desarrollo siempre creciente la iglesia de Iquique, en los momentos en que el trabajo abrumador hizo caer seriamente enfermo al hermano F.C. Allen poniendo su vida en serio peligro. Es un motivo de gratitud a nuestro Señor el que hoy podemos contar entre nosotros al querido hermano Allen. ¡Alabado sea el Señor! (Actas: Conferencia Misionera de Sudamérica 1905).

La obra sigue con paso lento pero seguro. Desde el principio de este año hemos tenido constante manifestación del Espíritu Santo. Las reuniones de oración en los distintos locales, como las reuniones de clases, han sido manifiestamente bendecidas por Dios. El número de salvados por Jesús aumenta cada día. Desde el 1º de marzo hasta la fecha, 18 personas han manifestado su deseo de “huir de la ira venidera”. Los que han ingresado anteriormente a la Iglesia buscan “hambrientos y sedientos” el camino de la santidad. El domingo, 8 de marzo, 91 personas participaron en la Santa Cena y 10 personas fueron bautizadas.
Con respecto de la obra en el interior de esta vasta provincia, en donde residen más de 22,000 hombres, entregados al vicio y toda clase de pecados, el hermano Carlos Hansen ha principiado a dar continuas conferencias, dando a conocer al Crucificado Redentor en varias oficinas y pueblos. Como el evangelio es para los pecadores encuentra a estos en todas partes del mundo. Así el hermano Hansen en todos los puntos que anuncia las buenas nuevas de la salvación por la Gracia, encuentra muchos que ansiosamente aceptan la doctrina sin mácula del Bendito Jesús”. (Carta del hermano J. Eugenio Lastra S., Revista El Cristiano”, 30 de mayo de 1904).

El 7 de junio celebramos la inauguración de una biblioteca de la Liga Epworth, debido a la plausible actividad muy digna de ser imitada de la hermana Rosario Vargas. El número de libros obsequiados llega ya a 72 volúmenes. Los miembros de la Liga y de la Iglesia, como asimismo personas extrañas, pero interesadas en el desarrollo intelectual de la juventud, han contribuido con envidiable generosidad. (RevistaEl Cristiano”, 4 de julio de 1904).

El 21 de mayo la Liga Epworth cumplió dos años de existencia. Fue fundada y organizada por nuestra inolvidable hermana Harrington. Los primeros meses de su existencia fueron prósperos y halagüeños, pero poco a poco principió a decaer el ánimo de los jóvenes que la formaban; sin embargo, últimamente ha ocurrido un verdadero despertamiento en los miembros que la componen, demostrado esto de diferentes maneras; asistiendo en gran número a las reuniones devocionales hasta cincuenta y más, como nunca había sucedido antes, que a veces había reunidos con 12 personas; ya demostrando, algunos jóvenes de ambos sexos, verdadero interés y aún ofreciéndose, como ha sucedido recientemente, para desarrollar los temas y dirigir reuniones, jóvenes cuya primera reunión la dirigieron con el corazón alborozado, el cuerpo tembloroso y poseídos de verdadero temor y vergüenza. Nuestra querida Liga cuenta hoy con 90 jóvenes de ambos sexos a quienes con toda confianza se le puede decir: “Hermano, ahora o mañana dirigirá usted la reunión devocional en la iglesia”.
Estoy segura de que nuestra querida hermana y ex-presidenta Mrs. Harrington, se sentirá verdaderamente regocijada en el Señor, cuando se imponga por medio de la presente, que ya está brotando la semilla que con tanto trabajo sembró para su Maestro y el nuestro, en este entonces árido e incultivado campo. ¡Gloria y alabanzas al Señor de la mies que mandó a este puerto a una obrera tan empeñosa como ella!
Las reuniones de predicación siguen siendo muy concurridas y continúan presentándose al altar nuevas almas que reconocen sus pecados y buscan animosos la salvación. El 19 de junio (1904) hubo una asistencia de 139 en la escuela dominical. (J. Eugenio Lastra S., RevistaEl Cristiano”, 11 de julio de 1904).

La biblioteca de nuestra ‘Liga’ ha aumentado a 106 volúmenes, con los obsequios que hemos recibido hasta la fecha”. (Carta del Hno. J. Eugenio Lastra, RevistaEl Cristiano”, 5 de septiembre de 1904).

El Presbítero Presidente, Rvdo. Roberto Olave, visitó Iquique entre y 8 y 19 de agosto (1904). El 21 de agosto asistieron 165 a la escuela dominical. Falleció MARÍA VDA. DE TEJADA, el 1º de julio. Había sido miembro durante cuatro años. El 13 de julio falleció muy de repente el hermano JOSÉ LUIS GÓMEZ dejando una esposa joven y una criatura de un año. (RevistaEl Cristiano”, 5 de septiembre de 1904).

Nuestro pastor Allen se encuentra enfermo de poca gravedad hacen siete días, pero su mejoría es rápida y segura. Sepultamos el 10 de octubre al niño Saúl Barnes, hijito de nuestro hermano David Barnes, fallecido a consecuencia de una fiebre violenta y tenaz que le consumó en pocas horas. Por enfermedad del pastor Allen celebró el servicio fúnebre el hermano José Eugenio Lastra. Le acompañamos a la familia en su dolor y oramos por su completa consolación. (José Lastra S., Revista El Cristiano, 31 de octubre de 1904).

1905

El 24 de abril el pastor Roberto Olave llegó desde Arica. Durante la semana predicó varias veces en las noches, resultando en un aumento apreciable de número e interés en los cultos. El domingo, el pastor Olave administró la Santa Cena ayudado por el Rvdo. Watson y el pastor F. C. Allen. Más de 200 personas asistieron. (RevistaEl Cristiano”, 1-8 de mayo de 1905).

En 1905 el pastor J. Samuel Valenzuela llegó después de un año de estudios en los EEUU, y por dos meses dirigió la iglesia en Iquique después de la partida del pastor Floyd C. Allen por una seria enfermedad.
De Iquique llegan noticias halagüeñas. El hermano Valenzuela ha empezado bien la obra de la iglesia, reemplazando al hermano Allen. Ya se nota gran aumento en el interés y el número de asistencia en los cultos. (Revista El Cristiano”, 16 de octubre de 1905).

El pastor J. Samuel Valenzuela, a su vez, fue seguido por el Rvdo. Francia M. Harrington (Presbítero Presidente del Distrito) quien llegó de los EEUU el 6 de noviembre de 1905 y en conformidad con las direcciones del señor obispo (Tomás Neely), se hizo cargo de la iglesia el 18 de noviembre.
El estado espiritual de esta iglesia es muy alentador. La escuela dominical ha trabajado bien. Los servicios siempre entusiastas, lo han sido especialmente así durante los últimos meses del año. Debido a varias dificultades y cambios durante el año, el informe financiero no es tan satisfactorio como el año pasado. (Actas: Conferencia Misionera de Sudamérica 1906).

La Liga Epworth sigue adelante con el propósito de ser verdadera Liga en la salvación de muchos jóvenes. El 4 de diciembre la Liga eligió un nuevo directorio para el primer semestre de 1906 compuesto por: Ana Fernández (Presidenta), Federico Elphick, Filomena Fuentes, Carmen Fernández, Amelia Elphick (Vicepresidentes), Roberto Bernal (Tesorero), Luis E. Guzmán (Secretario). Hemos podido llevar a cabo un programa de Navidad con una asistencia de 300 personas. Participaron en el programa el pastor Harrington, T. Bunting, Ernestina Acevedo, A. Lunbach, Desiderio Godoy, Sofía Arenas, Juana Jovino, Ana Inostroza, Lastenia Lastra, Cesar Camacho, T. Elphick, L. Guzmán, Adolfo Thoroud, y Roberto Elphick. (Luis E. Guzmán, Revista El Cristiano”, 22 de enero de 1906).

1906

Después de una corta ausencia de nuestro amado pastor F. M. Harrington, por haber estado en la Conferencia Anual celebrada en Valparaíso, llegó a Iquique trayéndonos la desconsoladora noticia de que nos dejaba por irse a otro nuevo campo de trabajo en La Paz, Bolivia. Durante su corta permanencia entre nosotros la obra ha prosperado, y esperamos que seguirá prosperando mediante las bendiciones de Dios. Ha llegado el pastor Venegas de Santiago.
El hermano Nicodemus Acevedo ha atravesado por un periodo de dura prueba habiendo perdido el 28 de febrero a su hijita única de doce años, Ernestina Acevedo, que era el encanto de su hogar y una fiel discípula de Cristo y siempre muy entusiasta para tomar parte en todas las fiestas que se hacían en la iglesia. Fue además miembro activo de la Liga Infantil.
En el mes de marzo las hermanas Fernández han pasado también por una dolorosa prueba, habiéndoseles muerto su querido padre Ambrosio Fernández. (Revista “El Cristiano”, 30 de abril de 1906)

En 1906 el Rvdo. Cecilio Venegas es pastor. Esta iglesia es una de las más antiguas y más importantes de la Conferencia. Su carrera ha sido muy variable. Desgraciadamente, en su época formativa recibió golpes que casi la derrotaron y a veces nos asombramos en que algunos quedaron fieles. A pesar de todo, la banda de obreros fieles en Iquique, probados como por el fuego, son igual a los cristianos de cualquiera parta. Pero estos atrasos han hecho que la iglesia como un todo sea muy conservadora, y el nuevo guía debe probarse a sí mismo, antes que se abran los corazones, pero una vez conquistados ellos son verdaderos. Las noticias que casualmente he recibido respeto a la iglesia han sido gratas y el tono de la correspondencia me ha convencido que el hermano Venegas ha conquistado los corazones y que la predicación, la escuela dominical y la Liga Epworth están progresando mucho. Rogamos al Señor que el año venidero sea uno de bendiciones y triunfos para el hermano Venegas. Durante el año la casa ocupada por la iglesia inglesa y el pastor Venegas y familia se incendió, y aunque la casa fue salvada el hermano Venegas perdió muchos efectos personales. En esta desgracia, el hermano Venegas escribió con mucho cariño acerca de la ayuda prestada por los hermanos. (Actas: Conferencia Anual de Los Andes 1907).

INCENDIO: “El 11 de julio me encontraba con mi familia en la capilla. Eran las 8:30 de la noche y estábamos a la mitad del culto cuando se oye la alarma de incendio. Varios hermanos se levantan y salen a ver y un cuarto de hora después vuelvan trayendo la noticia de que el fuego ha hecho su aparición en la misma manzana de la casa pastoral. Con tal noticia creí prudente suspender el culto y me dirigí hacia mi casa, la cual se encontraba seriamente amenazada, pues el fuego consumía en esos momentos la casa colindante y en pocos minutos llegó el fuego hasta la casa pastoral.
Antes que yo llegase a mi casa, varios hermanos de los que viven en esas inmediaciones, al ver la casa amagada por el fuego, empezaron el salvamento de los muebles y ropas lanzándolos desde los altos a la calle. Allí eran recibidos por persona conocidas y desconocidas. Las primeras cuidaban y guardaban para nosotros y los demás robaban cuanto podían. Por fortuna, el fuego era dominado por los bomberos en nuestra casa, no sin que se quemaran comedor, cocina, baño y gran perjuicio por el agua en las piezas de arriba y sobre todo, el salón de cultos de la congregación inglesa, que estaba en los bajos y quedó convertido en una laguna.
Mis pérdidas en ropa, cajas y otras prendas, suman más o menos 400 pesos. Sin embargo, las simpatías y el amor de todos los hermanos y amigos, ha sido tal que yo doy gracias a Dios por esta prueba que ha hecho relucir una vez más la filantropía de esta iglesia. Y me ha dado el conocimiento de que mi corazón no estaba pegado a estas cosas, pues mi gozo, paz y tranquilidad no se fueron de mí.
Quiero dar un público testimonio de gratitud a los siguientes hermanos que con abnegación, sacrificios y peligro procuraron salvar nuestro pobre mobiliario y ropa: Pedro Linares, Felipe Pantoja, Alvaro Vicuña, César Bert, Roberto Bermal, Desiderio Godoy, Julio Orellana, Carlos Hansen (pastor de Pisagua), T. Bunting, E. Canelo, T. Riveros, L Inostroza, N. Cordero y señoras M. de Rojas, M. Antesana, María Ossandón y otros cuyos nombres no recuerdo por el momento. Además guardaré eterna gratitud a la familia Fernández Blanch Fuentes, que con exquisita amabilidad, hospedaron a mi familia, mientras estábamos sin hogar. Asimismo doy las gracias a los profesores y alumnos del Colegio Inglés por su generoso obsequio; a los hermanos por su espontánea suscripción a nuestro favor y a todas las personas que en tan diferentes maneras han manifestado para conmigo y mi familia su profundo amor y simpatía
”. (Cecilio Venegas, RevistaEl Cristiano”, 6 de agosto de 1906).

Por primera vez en la Iglesia de Iquique se ha conmemorado con una velada literaria el 18 de septiembre. Se llevó a efecto bajo la dirección de la inteligente hermana Amelia Elphick y con la colaboración de la Presidenta de la Liga Epworth, señorita Anita Fernández. Se hizo una colecta, durante un intermedio, destinada a nuestros hermanos de la Iglesia de Valparaíso quienes sufrieron el terremoto el 16 de agosto. (RevistaEl Cristiano”, 15 de octubre de 1906).

La Liga Epworth ha elegido su directorio para el segundo semestre del año: Señorita Ana Fernández (Presidenta), F. Elphick, Margarita Gándara, Amelia Elphick, y Rosario Vargas (Vicepresidentes), L. Guzmán A. (Secretario) y R. Bermal (Tesorero). El 28 de julio tuvimos el placer de celebrar una velada en celebración de la independencia del Perú, la que fue muy concurrida. Todas las partes del programa se ejecutaron con corrección y entusiasmo, llamando especialmente la atención las vistas de linterna mágica presentadas por el señor Karl Hansen y Julio Orellana sobre la vida de Jesús.
La iglesia estaba adornada con profusión de banderas y guirnaldas, en cuyo centro se ostentaba el escudo peruano. Participaron en el programa: el pastor Elphick, Piérola Block, María Arenas, L. Guzmán, Albina Reyes, A. Thorud, R. Vargas, Juana Portocarrero, Juana Arosemena, Amelia Elphick, Berta Venegas y los señores Linares y E. Venegas. (Revista El Cristiano”, 22 de octubre de 1906).

Han fallecido tres hermanas en la fe, todas miembros en plena comunión de nuestra iglesia. El 20 de noviembre la hermana MARTINA COPAIRA DE PORTOCARRERO dejó de existir, víctima de la influenza, después de 20 días de cama. Al día siguiente, su hermana JUSTINA COPAIRA DE PETERSEN, que sufría desde algún tiempo de reumatismo y fue de tal manera afectada con la muerte de su hermana dejó de existir. El 2 de diciembre falleció la hermana ELENA VERGARA, joven que durante un año entero sufrió de una cruel y penosa enfermedad a la garganta. Durante ese tiempo soportó tres operaciones dolorosas, sin que ninguna de ellas le diera el más pequeño alivio. Enviamos a las huérfanas Portocarrero y a la anciana hermana Adela vda. de Vergara nuestro más sentido pésame. (RevistaEl Cristiano”, 24 de diciembre de 1906).

En la noche del 24 de diciembre la iglesia celebró la Navidad con un hermoso y variado programa confeccionado por la señorita Amelia Elphick, secundada por las señoritas Anita Hernández y Rosario Vargas. Especial mención damos a la niñita Inés Vergara que, con voz dulce y sonora como la de un ángel, recitó la poesía “Invocación al Niño Jesús”. Asistieron no menos de quinientos personas. (RevistaEl Cristiano”, 14 de enero de 1907).

El hermano Cecilio Venegas es el pastor quien ha trabajado, bajo dificilísimas circunstancias. Su salud se ha quebrantado, e hízose necesario que se retirara oportunamente para conseguir su restablecimiento, lo que con un buen descanso, confiamos y oramos que lo alcanzará, y estará listo para seguir trabajando todavía muchos años en la preciosa obra de salvar almas.
La Iglesia ha crecido en número de miembros, en actividad y en vigor espiritual. Las finanzas se han mantenido en espléndidas condiciones, mostrando un notable aumento sobre los de los años anteriores. Ultimamente se ha abierto un nuevo local de predicación, que es usado a la vez como escuela parroquial. Aunque el número de hombres es comparativamente escaso en esta Iglesia, alabamos a Dios por las mujeres, que hacen excelente obra en la Liga Epworth, escuela dominical, y en las diferentes comisiones de la Iglesia. ¡Que el Señor bendigo sus trabajos y que perseveren hasta el fin! (Actas: Conferencia Anual de Los Andes 1908).

El hermano Federico Elphick es predicador local en la Iglesia de Iquique. (RevistaEl Cristiano”, 4 de marzo de 1907).

La Liga Epworth ha elegido su directorio. Ellos son: Ana Fernández (Presidenta), Nemesio Cordero, Juana de Guzmán, Amelia Elphick y Ema Severo (Vicepresidentes), L. E. Guzmán (Secretario), Victoria Sarmiento (Tesorera). (Luis E. Guzmán, RevistaEl Cristiano”, 15 de abril de 1907).

1907

En 1907 Iquique ha presenciado desgraciados acontecimientos. Un incendio redujo a cenizas siete manzanas, dejando sin hogar a 3,000 personas. Luego vino la más grande huelga que se ha visto en Chile. Diez mil hombres de las Pampas se concentraron en Iquique y fueron dispersados a fuerza de ametralladoras, matando como 200 e hiriendo a otros tantos. El pueblo está inquieto y desmoralizado.

El 14 de abril la Iglesia de Iquique recibió la primera visita del Presbítero Presidente Rvdo. Roberto Elphick. esa misma noche participaron 83 personas en la Santa Cena. El 16 se celebró la Conferencia Trimestral.
El 21 de abril la Iglesia de Iquique celebró cuatro clases bajo la dirección de los hermanos Alarcón, Bert, F. Elphick y Vergara. estamos orando y pidiendo fervorosamente al Señor que dé a estos guías de su pueblo mucho de su gracia, mucha paciencia, sabiduría y sobre todo mucho de su amor para el buen desempeño de esta santa obra.
Durante abril habían fallecido dos personas que vinieron al conocimiento de la verdad y realizaron su conversión durante su enfermedad. El primero es el joven Cepeda, hijo de una hermana viuda que hace poco vino de Valparaíso. La otra persona fue Martina Alzamora quien fue visitada en su casa y recibió el testimonio de su salvación en Jesús. (C. Venegas, Revista El Cristiano”, 13 de mayo de 1907).

El domingo 7 de julio en el servicio de predicación en la noche, la presencia del Espíritu de Dios fue tan manifiesto que, sin invitación especial, mientras se predicaba varias personas se levantaron y vinieron al altar. Notando que el Espíritu estaba moviendo otros corazones el pastor los llamó, y más de treinta personas cubrían la plataforma. Entre éstas habían señoritas, señoras y hombres. Una fervorosa oración dirigida por la señorita Elphick ponía fin a este solemne culto, sintiéndose entre los que estaban en el altar y los que quedaron en sus asientos profundos sollozos y lágrimas de arrepentimiento.
El estado financiero de nuestra iglesia es de lo más floreciente. La Iglesia de Iquique está actualmente ocupando el tercer lugar en el sostén propio. Las primeras son Antofagasta y Valparaíso y en cuarto lugar la Primera de Santiago. (Cecilio Venegas, RevistaEl Cristiano”, 5 de agosto de 1907).

Los directores elegidos para el segundo semestre de la Liga Epworth son: Ana Fernández (Presidenta), Federico Elphick, Juana de Guzmán, Amelia Elphick y Ema Siévers (Vicepresidentes), Victoria Sarmiento (Tesorera) y Nemesio Cordero (Secretario). (Revista El Cristiano”, 5 de agosto de 1907).

En cumplimiento a lo dispuesto en la Disciplina de nuestra Iglesia sobre elección de delegados a la Conferencia Electoral Laica, con fecha 13 de noviembre los miembros en plena comunión mayores de 21 años se reunieron, presididos por el hermano Bert, juez de elección, y el hermano F. Elphick quedó elegido el hermano Natalio Figueroa, como delegado y la hermana Anita Fernández, como suplente. (C. Venegas, RevistaEl Cristiano”, 25 de noviembre de 1907).

El Rvdo. Cecilio Venegas, que estaba a cargo de la Iglesia de Iquique, partió el 26 de noviembre con dirección a Coquimbo, acompañado de su familia, después de haber obtenido el permiso, a causa de que adolecía del corazón.

Las reuniones continúan con regularidad. Nuestro pastor dejó un local arrendado para clases. Principiaron en ese local con 2 personas, este martes tuvieron 20 asistentes. (Nemesio Cordero, RevistaEl Cristiano”, 16 de diciembre de 1907).

1908

El 24 de febrero falleció en Vallenar el hermano MANUEL FEMENIAS, bien conocido en las iglesias de Iquique y Punta Arenas. (RevistaEl Cristiano”, 9 de marzo de 1908)

Noticias de Iquique indican que el hermano Rvdo. Carlos N. Leighton ha empezado bien su obra en esa ciudad. Ha tenido una bienvenida muy cordial de parte de los hermanos de nuestra Iglesia y todo promete un año de bastante prosperidad. (RevistaEl Cristiano”, 23 de marzo de 1908).

La congregación se ha resentido bastante por varias causas: Primero, por el gran incendio a fines del año pasado que dejó sin hogar a mas de 3,000 personas. Segundo, por la gran huelga que hubo, que aunque no sabemos hasta hoy que alguno de los hijos de Dios hubiera perecido en el fin que esa huelga tuvo; Por esta causa muchos hermanos han salido de aquí, aún sin carta de traslación, al Callao, Arequipa, Mollendo, Arica, Tacna, Pisagua, Antofagasta, Caldera, Coquimbo, Valparaíso y otros puntos del sur y del norte. De 187 miembros entre plenos y probandos que arroja la estadística de la Actas de la última Conferencia Anual, no podemos decir que quedan 140, contando aún los que hemos recibidos últimamente. La merma es bastante grande.
Otra cosa es que esta ciudad es una moderna Sodoma. Aquí hay mucho vicio agregado a la carestía y hostilización que se ve aquí, contribuyen a todo lo sucedido. Además hubo un intervalo de casi cuatro meses una falta de pastor por la enfermedad del pastor Venegas hasta mi llegada. Sin embargo, en los cultos la asistencia está aumentando notablemente. Hemos tenido hasta 160 en los cultos de predicación los domingos. La escuela dominical ha alcanzado a 89 personas.
Nuestro Presbítero Presidente Rvdo. R. Elphick nos visitó el 3 de mayo. Tuvimos la celebración de la Santa Cena con una asistencia de 178 personas. Tuvimos la recepción de 7 probandos, y el bautismo de dos párvulos y dos adultos. (C. N. Leighton, RevistaEl Cristiano”, 8 de junio de 1908).

La labor de la Liga ha sido mucho más próspera en el transcurso de este año que el año pasado. Notándose mucho entusiasmo por asistir a las reuniones devocionales que se celebran cada jueves en la noche. Las diferentes secciones de la Liga trabajan con todo ahínco y sus esfuerzos no son estériles. La segunda sección que es la de obras de misericordia ha extendido su acción hasta el Hospital de Beneficencia de esta ciudad para visitar los asilados en las diferentes salas y proporcionarles algunos pequeños auxilios. Del contralor del hospital y de la madre superiora tenemos que usar precauciones, como supondrá usted, señor Editor, para la propaganda espiritual. (Ana Fernández, RevistaEl Cristiano”, 15 de junio de 1908).
En 1908 Iquique ha tenido un año de lucha contra el pecado y las flaquezas propias de la naturaleza humana. Algunos se han resentido en su vida espiritual, otros se han enfriado y retrasado en la fe. Otros han perseverado en la oración, se han revestido de toda la armadura de Dios, y aunque con temor y temblor, han permanecido fieles en medio del combate. Un tiempo pareció que el enemigo había ganado una gran victoria. Los hermanos se miraban los unos a otros, se consultaban; y esperaban los resultados. Fue una época difícil para el pastor, en la que tuvo que depender mucho de su Señor, y ejercitar mucha fe y paciencia. Se requería mucha gracia para afrontar la situación pero al fin prevaleció la fe y la oración, a pesar de los esfuerzos del príncipe de las tinieblas, quien procuraba ofuscar los corazones y los entendimientos.
El 18 de junio falleció la hermana MELCHORA SANTOS DE CORDERO. Hace cuatro años que estaba enferma. A los pocos días de mi llegada a esta ciudad pidió el bautismo que se efectuó el 23 de febrero. La enfermedad progresaba. El día de su muerte llamó a su esposo, el hermano Nemecio Cordero, a las seis de la mañana. Comprendiendo que su fin estaba cerca el hermano oró con ella y cantó tres himnos, todo lo cual la hermana se esforzaba en repetir o cantar. Hora y media después entregó su alma en paz al Señor.
La hermana LAURA GÁMDARAS falleció el 25 de junio. Hace dos años que estaba enferma de gravedad. Entregada al Señor, sufrió su enfermedad con resignación. Sus últimas palabras fueron del himno: “Oh! Jesús amparo mío, ¡Oh consuelo del mortal, Socorredme y guiadme, A la patria celestial!”. Esperamos que el Señor consuele al esposo y a la hermana Gándaras por la separación de su hija, que para todos nosotros sea un estímulo en la vida cristiana lo que el Señor nos ha manifestado por este medio. (C. N. Leighton, RevistaEl Cristiano”, 27 de julio de 1908).

El nuevo directorio de la Liga Epworth elegido para el segundo semestre del año es: Federico Elphick (Presidente), Nemecio Cordero, Elena Friederich, Amelia Elphick, Ana Fernández (Vicepresidentes), Ana Guzmán (Secretaria), Carmen Fernández (Tesorera). (RevistaEl Cristiano”, 10 de agosto de 1908).

La escuela dominical tiene 130 alumnos y diez oficiales y maestros. La Liga Epworth ha hecho buena obra como ayudante de la Iglesia y especialmente en el hospital, donde se han hablado a los enfermos y se les han distribuido periódicos y tratados. Varios enfermos han manifestado su aprecio y agradecimientos por las atenciones que han recibido de los miembros de la Liga, y al salir han testificado de la bondad de los Protestantes. En este modo se han convencidos de que no son los monstruos de que tanto les han hablado los sacerdotes. (Actas: Conferencia Anual de Chile de 1909).

1909

El año nuevo de 1909 encontró a los miembros de la Iglesia, con pocas excepciones, con su pastor y guías formando un gran círculo de unión y entonando la Doxología. Por una parte sentimos la ausencia de algunos, por otra nos gozábamos y alabábamos al Señor porque le había dado la victoria a su Iglesia. Muchos se reconciliaron, muchos se consolaron y esforzaron en el Señor. (Actas: Conferencia Anual de Chile de 1909).

En 1909 Roberto Elphick es pastor y Superintendente del Distrito Norte. No hay aumento apreciable en cuanto a miembros, sin embargo, se ha notado más unión y armonía y crecimiento moral en la mayoría de sus miembros. Lamentamos la ausencia de algunos antiguos miembros que se han retirado, pero en cambio nos gozamos en la vuelta de otros. El servicio matutino de predicación ha sido bastante concurrido. La escuela dominical ha aumentado en asistencia, la Liga Epworth ha trabajado con fidelidad. La Liga Infantil se ha reunido los sábados en la tarde. Hemos tenido la satisfacción de ver siempre en nuestro culto a algunos caballeros ingleses, que nos muestran especial simpatía y nos ayudan con sus donaciones y trabajo personal. Los niños del Colegio Inglés y las alumnas internas del Colegio regentado por Miss Savage, han asistido todos los domingos al culto de predicación de la mañana. (Actas: Conferencia Anual de Chile de 1910).

1910

La obra en este puerto sigue bien, la asistencia a las reuniones es bastante buena, principalmente los domingos, en el servicio de la noche la asistencia no baja de 200 personas. Nuestra Iglesia para celebrar la Navidad preparó un pequeño programa al cual asistieron no menos de 300 personas. Tomaron parte activa en el programa especialmente los niñitos de la Liga Infantil que así empiezan la lucha en pro de la causa más grande que puede hablar. La escuela dominical va aumentando poco a poco. La última asistencia ha sido de 92 personas. La escuela dominical ha elegido el siguiente directorio: Superintendente, Federico Elphick; Secretario, Luis Guzmán; Tesorero, H. Forbes; Profesores, Amelia Elphick, Srta. Kitchener, Mercedes de Vergara, Juana Arosemena, Ana Fernández, Margarita de Gándara, H. Elphick y H. Forbes.
La Liga Epworth cuenta con 41 miembros. La asistencia es regular y la obra en los diferentes departamentos sigue bien. El nuevo directorio para el primer semestre de 1910 ha sido elegido: Ana Fernández (Presidenta), R. Elphick, Juana Arosemena, Juana de Guzmán, y Amelia Elphick (Vicepresidentes), Luis Guzmán (Secretario), Elías Vergara (Pro-Secretario), Carmen Fernández (Tesorera), Luisa Araya (Pro-Tesorera). (Luis Guzmán. Revista El Cristiano”, 7 de febrero de 1910).

En 1910 Iquique es la ciudad donde reina la más profunda indiferencia religiosa. La Iglesia Romana ha dado un escándalo que ha enfriado la fe de muchos de sus feligreses. Por otra parte existen un gran número de ex-miembros de nuestra iglesia que sirven de piedras de tropiezos, en vez de piedras fundadoras, como se jactan de llamarse. La gente ya no quiere iglesias, y en cambio se han organizado un sin número de sociedades de socorros mutuos, que por todas las calles ostentan sus banderas los días domingos, invitando a reunión. Nuestra iglesia se considera como una de esas numerosas sociedades, a la cual no se creen con necesidad de concurrir, puesto que ya tienen ellos su propia agrupación.
En vista de esta indiferencia, hemos usado todas las armas que el Señor ha puesto a nuestra disposición. La Iglesia ha sido llamada a la oración. Han respondido los fieles, los que tienen el espíritu de oración. Hemos dedicado los lunes a este objeto, las súplicas de intercesión han subido al cielo, hemos pedido sin cesar. Por otra parte hemos puesto empeño en visitar de casa en casa a los hermanos. de invitar a la gente del mundo por medio de los tratados.
Se abrió un local en la calle Errázuriz, donde los hermanos han cooperado con el señor S. H. Forbes para traer los niños, y predicar el Evangelio. Se ha establecido allí una escuela dominical y la Liga Epworth celebra reuniones de predicación todas las semanas. La Liga Epworth tiene como 30 miembros asistentes y hace buena obra en la instrucción de la niñez en los caminos del Señor. Los cultos son regularmente concurridos. La Iglesia es liberal en sus ofrendas y ha estado siempre lista para ayudar en la beneficencia y el sostenimiento pastoral. Lamentamos la ausencia de varios miembros que se han ido al sur, y de cinco que han marchado a la eternidad. (Actas. Conferencia Anual de Chile 1911).

1911

El Rvdo. Roberto Elphick nos comunica que su dirección postal es casilla 710, Iquique en vez de 105. (RevistaEl Cristiano”, 9 de enero de 1911).

Es grato informar que el distrito está bien provisto de predicadores laicos que hacen una obra considerable en la Iglesia y son inestimable ayuda para los pastores. En Iquique está el hermano S. H. Forbes. Roguemos al Señor que envíe más de estos obreros. En Iquique hay una gran porción de jóvenes que están creciendo en la Iglesia y prometen una nueva generación de hombres y mujeres cristianos. (Actas: Conferencia Anual de Chile 1912).

La visita de los buques de guerra ingleses Kent y Challenger fue motivo de regocijo, no sólo para los hijos de la Gran Bretaña sino también para nuestra Iglesia. Dos oficiales del Challenger, los señores George Williams y James Welsh, fervientes cristianos y fieles testigos de Jesucristo, pertenecientes a la Iglesia Metodista, nos visitaron y tanto por su conversación amena y edificante, como por su predicación, nos participaron la plenitud de la bendición del Evangelio de Cristo.
El domingo, 23 de abril fueron invitados a nuestros cultos y a una comida en el English College, juntamente con seis marineros. Asistieron en la tarde a la clase de probandos. Más tarde se reunieron en el salón del Colegio varios caballeros ingleses y los profesores para conversar y cantar himnos. La comida fue un medio de estrechar aún más íntimamente nuestra amistad y de comunicarnos nuestras experiencias con estos marinos que habían recorrido todos los mares y visto muchos pueblos. Ante una numerosa concurrencia, ellos predicaron en la iglesia el domingo y el lunes, palabras interpretadas por el pastor Elphick.
Cantaron también un dúo y el hermano Walsh un sólo, uniéndose en el coro los marineros. Estos oficiales celebran a bordo sus reuniones de predicación y de oración, a la que asisten varios marineros. Su influencia y su buena obra está dando frutos en la conversión de los tripulantes. Su visita a Iquique ha dejado los más gratos recuerdos. (Roberto Elphick, RevistaEl Cristiano, 22 de mayo de 1911).

En Iquique la asistencia a los cultos del domingo en la noche ha aumentado notablemente, con la presencia de antiguos creyentes como la de varios nuevos que está perseverando en su propósito de seguir a Cristo. La Liga Epworth también se ve más animada. Varios alumnos del colegio están asistiendo y toman vivo interés en ella. (Roberto Elphick, RevistaEl Cristiano”, 2 de octubre de 1911).

1912

Se formó en la Iglesia de Iquique el Círculo de Andrés y Felipe, cuyo objeto es traer las almas a Jesús por medio de la obra personal. Desde luego ha dado magnífico resultado, notándose en los cultos muchos nuevos asistentes. La Liga Epworth ha seguido con nuevos bríos. La asistencia ha sido muy alentadora. El pastor Elphick dio una conferencia sobre Juan Wesley, que fue oída con mucho agrado. La escuela dominical ha mejorado notablemente. Sentimos la ausencia de la señora S. H. Forbes que ha ido a Inglaterra y del señor Clostman que se halla en la Oficina Carmen Bajo. Ambos profesores nos hacen mucha falta. (RevistaEl Cristiano”, 15 de abril de 1912).

En 1912 la Iglesia de Iquique no puede jactarse de haber hecho nada de extraordinario durante el año. La escuela dominical y la Liga Epworth han seguido su obra especial entre la juventud. Los cultos de la Iglesia han tenido regular asistencia y unos hermanos han trabajado en el entendimiento del Evangelio por la visitación y distribución de tratados e invitaciones. Algunas hermanas han conservado el fuego de la oración en la Iglesia, lo que he traído bendiciones sobre el pastor y los hermanos, fortaleciéndonos para el trabajo del Señor y edificándonos en la gracia y en la fe. Lamentamos, por otra parte, que muchos estén siguiendo a Cristo de lejos y no con el empeño y amor que Dios desea ver en sus fieles.
Por primera vez en la historia de esta Iglesia hemos disfrutado del privilegio de una visita prolongada de un obispo (Homer Stuntz), que fue de grandes beneficios espirituales de los creyentes y atrajo la atención e interés de los de afuera. (Actas: Conferencia Anual de Chile 1913).

El 15 de agosto la Liga Epworth de Iquique eligió el nuevo directorio. Fueron elegidos los hermanos: Rvdo. Roberto Elphick (Presidente), César Berg, Margarita Gándara, Margarita T. de Letelier, y Amelia Elphick (Vicepresidentes), Ignacio Alvarado (Secretario), Juan J. Díaz (Tesorero). (J. Alvarado, RevistaEl Cristiano”, 9 de septiembre de 1912).

Ultimamente tuvimos el placer de recibir la visita de nuestro nuevo Obispo, el Dr. Homer C. Stuntz, quien nos dirigió una serie de conferencias sobre temas altamente edificantes. La concurrencia, especialmente el domingo, fue numerosa. El Obispo se hospedó en el Iquique English College, donde tuvo ocasión de presenciar el funcionamiento ordinario de dicha institución.
“Todos hemos quedado gratamente impresionados con su visita, pues ha venido a satisfacer una necesidad que se hacía sentir desde mucho tiempo y no dudamos que ha de ser fructífera y de inmediatos resultados.
“Anoche ingresaron como probandos doce personas y fueron recibidos en plena comunión los hermanos Francisco Friedrich, Eugenia vda. de Cerezo, Rosario Cerezo y Consuelo Marrio. La hermana María Peredo, que también había sido aprobada, no pudo recibirse por encontrarse en el hospital cuidando a su hijita Luisa, que estaba en el período crítico de fiebre tifoidea
”. (Carta del 23 de diciembre de 1912 de R. Elphick, RevistaEl Cristiano”, 6 de enero de 1913).

1913

En 1913 Iquique ha tenido evidencias de vida y progreso. El pastor William Robinson no ha podido ayudar en la obra sino por unos dos meses, por su ausencia en los Estados Unidos. El hermano Harry Allan tuvo a su cargo la obra en abril y, con la ayuda del hermano Carlos Martínez, que ha venido con frecuencia de Pisagua y del hermano Federico Elphick, predicador local y muy activo en la obra del Señor en Iquique, con todo han conseguido muy buenos resultados. La asistencia ha sido buena durante el año. La Liga Epworth se mantiene en buen pié y la escuela dominical ha aumentado en número y en poder espiritual.
Hemos visto un gran aumento en las colectas de beneficencia y para los viajes del Superintendente del Distrito. El total de estas colectas se ha duplicado, y más, en este año. La suma total para estos fines ha llegado a 225 pesos. (Actas: Conferencia Anual de Chile de 1914).

El 5 de octubre tuvimos el privilegio de celebrar la Santa Cena administrada por el Rvdo. Harry L. Allen, quien a su vez fue ayudado por los misioneros Rvdos. E. D. Kizer y W. O. Pflaum. La asistencia fue numerosa y durante el sermón reinó el más perfecto orden e interés. Participaron de este sacramento cuarenta y tres personas, todos miembros de nuestra iglesia.
El 1º de octubre falleció, después de una corta enfermedad, el hermano Vicente Blanch, miembro muy antiguo de esta iglesia. El hermano Blanch se encontraba desde hace años al frente de un negocio que él había logrado formar después de algunas dificultades que él supo vencer. (Revista El Cristiano”, 24 de noviembre de 1913).

1914

En la reunión del 12 de febrero se ha elegido el nuevo directorio de la Liga Epworth: W. T. Robinson (Presidente), F. Elphick, J. Díaz, Margarita T. de Letelier, y Amelia Elphick (Vicepresidentes), M. Henríquez Hill (Secretario), H. Allen (Tesorero), G. González (Bibliotecario). (Revista El Cristiano”, 2 de marzo de 1914).

En 1914 la Iglesia de Iquique ha aumentado en número, en las finanzas, y en la vida espiritual de sus miembros. Tenemos más pobres que cuidar ahora, pero la liberalidad de los hermanos también ha aumentado. Hemos recibido de la congregación, en este año, más de 600 pesos para los pobres, un aumento de 50% por sobre el año anterior. Las finanzas, en general, han mejorado, aunque algunas de nuestras familias han emigrado al sur, otras han venido del interior para reemplazarlas. (Actas: Conferencia Anual de Chile de 1915).

Entre septiembre y diciembre de 1914 el Obispo Homer C. Stuntz visitó la obra en Bolivia, Perú y Chile: “El trayecto de La Paz a Arica hízolo por la nueva línea chilena, que constituye una gran mejora sobre la antigua ruta por el Lago Titicaca y Mollendo. Descendió directamente sobre el mar en 19 horas. Embarcóse en Arica con dirección a Iquique, donde ocupó cuatro días disponiendo los asuntos para 1915. De allí pasó a Callao”. (RevistaEl Cristiano”, 21 de diciembre de 1914).

1915

En general, los efectos de la guerra europea dejan de tener carácter negativo en esta ciudad. Reviven los negocios, y una afluencia de gentes vese llegar acá procedente del Perú y Bolivia. (RevistaEl Heraldo Cristiano, 7 de octubre de 1915).

Se anuncia haberse descubierto corrientes artesianas de agua en la zona de Pica y Chintaguay, con las que se podría dotar de abundante agua potable a Iquique. Fue rechazado por la Cámara el proyecto del Ejecutivo para expropiar las aguas de Chintaguay a fin de proveer de agua potable a Iquique. (Revista El Heraldo Cristiano”, 16 de diciembre de 1915).

La Liga Epworth ha elegido un nuevo directorio: Rvdo. W. T. Robinson (Presidente), Federico Elphick, Margarita Gándara, Amelia Elphick, y Euretta Meredith (Vicepresidentes), Manuel Henríquez Hill (Secretario), Domingo Segundo Buero (Secretario Corresponsal)  I. Whitehead (Tesorero), G. Borgoño González (Bibliotecario). Cambiaron varias ideas para la buena marcha de la Liga. Se trató de la manera cómo aumentar el número de los asistentes. El Presidente presentó unas insignias distintivas para los miembros acordándose usarlas. (RevistaEl Heraldo Cristiano”, 13 de mayo de 1915)

Los esposos Arms embarcaron en el vapor Palena, en Talcahuano el 20 de marzo en viaje a los Estados Unidos.. Después de visitar Lota, Valparaíso, Coquimbo y Antofagasta llegaron a Iquique. “En Iquique el hermano Pflaum y la señorita Meredith vinieron a recibirnos a bordo y a invitarnos al colegio. Allí nos fue muy grato encontrar al Señor Whitehead, al Dr. Robinson y otros, entre ellos a la señorita Carmela Barbasti, quien por muchos años ha sido una distinguida profesora de ese establecimiento. Todos se sentían muy animados, pues el año escolar empieza bien y la obra de la iglesia ofrece muchas esperanzas”. (Carta de G. F. Arms, 24 de abril de 1915. Revista El Heraldo Cristiano”, 24 de junio de 1915).

En 1915 en Iquique la revivicación entre el elemento joven ha sido muy alentadora. La Liga Epworth allí es próspera y nuevos elementos de vida se presentan en la iglesia. Donde quiera que haya un buen número de jóvenes activos en la iglesia el futuro de esa iglesia está asegurado. Las finanzas han sido excelentes. Sin tomar en cuenta las crecidas colectas para los pobres, ha habido un aumento en las colectas de beneficencia de 130 pesos, haciendo un total de 3,900 pesos para el año. El aumento de miembros es de 15%. (Actas: Conferencia Anual de Chile de 1916).

El 24 de agosto falleció la señora ELISA CHAMPLIN VDA. DE JOHNSON. Vino a este país de los Estados Unidos más de treinta años atrás. Contrajo matrimonio en el Perú y vino de allí a Iquique unos veinte años a la fecha. Era uno de los miembros más antiguos de nuestra Iglesia Metodista en este puerto. Siempre se la hallaría en su sitio en el lugar de cultos, hasta que sus avanzados años o enfermedades socavaron sus fuerzas. Fue su muerte ocasionada por una parálisis progresiva, hasta sus últimos momentos conservó el pleno uso de sus facultades y dio constantemente testimonio de su viva fe en Cristo. (RevistaEl Heraldo Cristiano”, 7 de octubre de 1915).

1916

Hay una iglesia en Iquique de unos doscientos miembros, una escuela dominical de 100 alumnos y asistencia de unos cuarenta en la Liga Epworth. Hay un interés y entusiasmo especial entre la juventud debido a la eficaz de la Liga Epworth. (RevistaEl Heraldo Cristiano, 24 de febrero de 1916).

Tuve ocasión de predicar dos veces en la Iglesia de Iquique durante mi permanencia de diez días. La congregación se compone de casi las mismas personas que en la época cuando yo era pastor. Varios de los antiguos miembros han muerto. EL aspecto de la ciudad es casi idéntico: los mismos edificios, los mismos jardines, el mismo camino a Cavancha, menos los arbolitos, que a duras penas se conservaban luchando por su existencia, y que al fin sucumbieron marchitos por las saladas brisas del mar”. (Roberto Elphick, Revista El Heraldo Cristiano”, 24 de febrero de 1916).

En 1916 la iglesia de Iquique podía sostenerse a si misma, sin ayuda, su tuviera pastor que diera todo su tiempo a la iglesia. Por el momento el Superintendente de Distrito, William Robinson es el pastor. La iglesia de Iquique actualmente reúne más dinero, para las colectas de beneficencia, que cualquiera otra en el distrito o en nuestra misión. Se ha reunido para estos fines durante 1916 más de cuatrocientos pesos. Existe también un movimiento siempre creciente en favor de la conversión de la juventud. El número de miembros aumenta y las finanzas en general se encuentran en buenas condiciones. (Actas. Conferencia Anual de Chile de 1917).

La Liga Epworth reunida el día 30 de abril eligió el siguiente directorio: Rvdo. W. T. Robinson (Presidente), Federico Elphick, Margarita Gándara, Virginia de Whitehead, Ernestina Rosas (Vicepresidentes), Domingo Bueno J. (Secretario), Manuel Henríquez (Secretario Corresponsal), Irvine Whitehead (Tesorero), G. Borgoño González (Bibliotecario). Con motivo de la partida de nuestro querido hermano Rvdo. A. Peralta y familia, para hacerse cargo de la obra en Pisagua, la Liga preparó una sencilla manifestación en su honor, pasando unos momentos en medio de mayor regocijo y cordialidad. (Domingo Buero, Revista El Heraldo Cristiano”, 1º de junio de 1916).

1917

En 1917 en Iquique la iglesia ha tenido un año de muchas bendiciones. Se ha recibido 71 probandos y 45 en plena comunión. Se nota un espíritu de entusiasmo en la iglesia y especialmente de parte del elemento juvenil. El aumento de miembros ha alcanzado a más de 25%. Además de pagar todos sus compromisos se ha reunido fondos suficientes para instalar la luz eléctrica en la iglesia. La colectas de beneficencia han aumentado 25%, y se ha recolectado “1,200 para los necesitados. Se nota aumento en la vida espiritual. Se ha recibido en prueba 25 alumnos internos del Colegio, los cuales toman parte activa y constante en los trabajos de la iglesia. (Actas. Conferencia Anual de Chile de 1918).

En 1917 el presidente de la Liga Epworth fue el pastor Bienvenido Mardones, el vicepresidente F. Elphick y el secretario Domingo Buero. (RevistaEl Heraldo Cristiano”, 21 de marzo de 1918)

1918

En Iquique hizo explosión un estanque de petróleo de seis mil toneladas. (Revista El Heraldo Cristiano”, 4 de abril de 1918). Se presentaron tres propuestas para la terminación de las obras de agua potable de Iquique. (Revista El Heraldo Cristiano”, 23 de mayo de 1918).

El 26 de febrero, con una asistencia de más de 60 personas, eligieron un nuevo directorio de la Liga Epworth. Los miembros repitieron la promesa de estilo de la Liga, y quedaron elegidos: Federico Elphick (Presidente), Miguel Nuñez, Margarita Gándara, A. J. Kendall, y Clarina Rosas (Vicepresidentes), Domingo Buero J. (Secretario), Manuel Henríquez (Secretario Corresponsal),  Ruth Beyer (Tesorera). Para este acto hubo un hermoso coro, y también varios hermanos tocaron piezas de música que contribuyeron a solemnizar la reunión. Hay grande entusiasmo en la juventud, y ya se están echando las bases para la obra del Señor en este año. Con la venida de los estudiantes del Iquique English College, donde hay más o menos veinte miembros de la Iglesia Metodista, en el mes de marzo, la Liga piensa robustecer sus fuerzas y presentar buena baralia al enemigo de la humanidad, y dejar bien puesto el nombre de la Liga Epworth de Iquique. (Domingo Buero J., RevistaEl Heraldo Cristiano”, 21 de marzo de 1918).

En 1918 en Iquique se han duplicado las colectas de beneficencias habiéndose reunido más de 1,000 pesos con este fin, sin contar las colectas de beneficencia local. La iglesia se sostiene del todo, con la excepción del arriendo de la casa pastoral. Se han recibido 73 miembros nuevos. El superintendente comenta: “Creo que en ninguna parte de América del Sur se puede encontrar dos hermanos tan unidos en lazos de amor como la iglesia y el colegio de Iquique”. (Actas. Conferencia Anual de Chile de 1919).

Llegando desde Arica por barco a Iquique, tomamos un bote a tierra. Cuando nos acercábamos al muelle encontramos a nuestro hermano, Rvdo. Bienvenido Mardones. En un coche fuimos a su casa, donde poco después nos mandó buscar al Colegio de nuestra Misión el Director, Rvdo. W. O. Pflaum.
La Iglesia de Iquique ha sido por muchos años una iglesia fuerte en finanzas y en número, y ha figurado entre las principales de nuestra Conferencia, y ha sido además asiento del Superintendente desde hace tiempo. Ha tocado a esta iglesia alcanzar su sostén propio este año. Designado para este cargo el hermano Mardones, en reemplazo del Rvdo. W. T. Robinson, ha sido muy bien recibido por la congregación, teniendo en este tiempo la iglesia su mejor oportunidad para el crecimiento espiritual, y para la evangelización de la ciudad.
Asistimos y tomamos parte en el culto de predicación y la escuela dominical en la mañana del domingo. La asistencia a ambas reuniones fue muy buena, como asimismo el esfuerzo especial en la colecta de la escuela en favor de la Sociedad Misionera Nacional. En el culto de la noche la asistencia fue bastante crecida también. Se nota muy buen espíritu en la congregación y el mejor deseo de celebrar reuniones de evangelización en los distintos barrios de la ciudad.
Iquique ha sido una ciudad rica, la verdadera metrópoli del salitre, lo que hace inexplicable no haya alcanzado en sus construcciones, alcantarillado y pavimentación posición que su misma importancia le señalaba sedes mucho tiempo.

La Iglesia cuenta en su seno con la Sociedad Misionera organizada no hace mucho, pero limitado en su acción por la falta de conocimientos de su trabajo. No han llegado los estatutos ni aquí ni en Arica. También existe una Liga Epworth que desarrolla vida próspera, habiendo en su seno jóvenes de ambos sexos bien dispuestos para conducirla muy en alto. Hay otro capítulo en el Iquique English College. Es completamente conocido este plantel de educación, como un colegio de influencia evangélica. Asisten unos 60 jóvenes y 20 señoritas. De modo que el Colegio proporciona una cuota de asistencia de los cultos dominicales en más de la mitad. Varios de los alumnos mayores han sido recibidos a prueba. Funciona además en el Colegio, con los alumnos, una escuela dominical como con 65 matriculados y una asistencia promedia de 65. Los oficiales e instructores son de los mismos internos. (E. Báez, Revista El Heraldo Cristiano”, 29 de agosto de 1918).

1919

Se ha encontrado corrientes subterráneas de agua potable en Pica, la cual puede aprovecharse para aprovisionar a Iquique, y aún llegar a la pampa.  (Revista “El Heraldo Cristiano”, 6 de febrero de 1919)

La obra en Iquique es  sólida por su organización, su historia y sus finanzas. El pastor, hermano Bienvenido Mardones, ha trabajado con energía e interés. Existen cuatro escuelas dominicales: la central, la del English College, la del cerro de la Cruz y otra más pequeña en el barrio sur de la ciudad. Se está haciendo buen trabajo entre la juventud y la niñez.
La obra espiritual se presenta vigorosa en el Colegio donde se desarrolla una labor intensa en el trabajo de evangelización, efectuándose varias conversiones entre los alumnos; uniéndose a la iglesia 28 probandos y 12 en plena comunión. Los cultos  y la escuela dominical del Colegio son muy bien concurridos y varios jóvenes toman parte activa en ellos. Invitado por el Director y los alumnos, ha sido un gozo para el Superintendente dirigir la palabra en repetidas ocasiones a un auditorio de 70 educandos que siempre oyen con sumo interés el mensaje del Señor. Hemos hablado también a las niñas internas.
La ganancia de miembros este año ha sido de 42 personas. Se ha cubierto el presupuesto pastoral.  No obstante estas bendiciones, se necesita dar más fuerza al trabajo de evangelización de las masas populares, en locales especiales, carpa, etc. Para esto se necesita otro obrero ayudante que, junto con los oficiales locales, puedan realizar el ideal de evamgelizar a Iquique. (Informe del Superintendente del Distrito Norte, Rvdo. Emeterio Báez. Actas: Conferencia Anual de Chile de 1920).

Nuestra Liga Epworth va creciendo en número y vida espiritual. El directorio está compuesto por: Federico Elphick: Presidente,  José Castillo, Margarita Gandura, Julio Castillo y Manuel Henríquez: Vicepresidentes, Lucrecia Henríquez: Tesorera, y Carmen Barrios: Secretaria. (Revista “El Heraldo Cristiano”, 13 de febrero 1919).

La junta oficial de la escuela dominical nombró el directorio siguiente para el año: Superintendente y Tesorero: Federico Elphick. Vice-Superintendente: José N,. Castillo. Secretaria: Clarina L. Rosas. Sub-Secretaria: Lucrecia Henríquez. La escuela ha superado a los años anteriores, tanto en la asistencia como en ofrendas. (Revista “El Heraldo Cristiano”, 13 de marzo de 1919).

En uno de las salas del Iquique English College la Liga Epworth ofreció una manifestación en honor de los hermanos José Castillo y Miguel Nuñez, que después de larga estadía en esta se ausentan de nosotros. El Salón estaba muy bien iluminado y al entrar los festejados fueron saludados con cariñosos y atronadores aplausos, rompiendo al mismo tiempo el piano en alegres notas musicales. El pastor, dirigiéndoles en  nombre de él y de la Liga el aprecio, cariño y simpatías a que supieron hacerse acreedores durante su estadía entre nosotros. (Revista “El Cristiano”, 20 de marzo 1919)

En la noche del 9 de Junio tuvo lugar en la casa de la hermana Clotilde de Zagal, en el Cerro de la Cruz, una sencilla e inesperada reunión de varios miembros de la Liga de Iquique. Reinó mucho entusiasmo y se cantaron hermosos himnos que llamaron la atención de los vecinos, regresando los hermanos a sus hogares después de haber sido objeto de sinceras atenciones por los dueños de casa. (Revista “El Heraldo Cristiano” 26 de junio de 1919)

Volver a Iquique

Siguiente